FANDOM


2018 World Cup Header

¡Saludos! Este fin de semana ya podremos disfrutar de la final de la Copa Mundial de Fútbol de 2018, que enfrentará a las selecciones de Francia y Croacia. Ha pasado casi un mes desde su inicio, y sólo queda por decidir el orden de los cuatro finalistas. Así que, antes de ver qué nos pueden ofrecer estos dos últimos partidos; es un buen momento para repasar lo que ocurrió en las semifinales.

Francia y Bélgica

Cierto es, que cualquiera de las cuatro selecciones hizo méritos para llegar a la última ronda. En el caso de Bélgica, tuvo la mala suerte de enfrentarse a Francia, la selección más en forma de esta edición; y no pudo cumplir el sueño de batirla. En su partido de semifinales, tuvieron varios intentos por intentar superar la portería rival, aunque por desgracia no se materializaron.

Francia - Bélgica

También Thibaut Courtois realizó intervenciones fabulosas, pero al final fue Samuel Umtiti quien abrió la lata con un remate de cabeza; y terminó decantando la balanza para los galos. Cierto es que Francia ha realizado un papel prácticamente perfecto hasta ahora; donde no recae todo el peso en un sólo hombre; y en cada partido han destacado de forma repartida personas como Varane, Umtiti, Griezmann o Mbappé.

Inglaterra y Croacia

Inglaterra empezó planteando un buen partido, pero no terminó de hacer los deberes y acabó víctima del paso arrollador de Croacia. Todo se puso a pedir de boca cuando Kieran Trippier adelantó a los ingleses a los cinco minutos de partido. La mayoría de gente podría pensar que el resultado final ya estaba decidido, pero no fue así. Los croatas buscaron la gran gesta, y la consiguieron. El descanso dejó muy tocados a los vencedores del año 66, que salieron claramente por debajo del ritmo de los fieros.

Inglaterra - Croacia

Ivan Perisic igualó la eliminatoria en el 68, y el resto del encuentro fue un toma y daca sin más goles en el marcador. Ambas selecciones ya habían superado rondas eliminatorias en las tandas de penaltis (2 los croatas y 1 los ingleses), pero en el fútbol es mejor no especular. Los croatas parecían no querer esperar más, y Mario Mandzukic anotó un histórico gol que para ellos supuso prácticamente la misma satisfacción que la de ganar el propio trofeo.

Tercer y cuarto puesto

Aunque este partido no suele tener tanta relevancia, es importante jugarlo para terminar de establecer cómo se constituyen las selecciones finalistas. Y, en esta edición de 2018, queda evidente que sus dos participantes no vienen con las mismas condiciones.

Bélgica no forma parte de las grandes selecciones. Sólo consiguieron llegar a semifinales una vez en su historia (un merecido cuarto lugar en 1986 tras caer contra la todopoderosa Argentina), y toda la trayectoria que llevan este año es sencillamente para soñar. 5 victorias y una derrota por la mínima, incluyendo entre sus víctimas a la temible Brasil. Si rizamos el rizo, incluso tuvo el honor de vencer a Inglaterra en la fase de grupos; así que un tercer puesto en 2018 sería la guinda del atractivo pastel que han conseguido y quedará para su historia.

La otra cara de la moneda es para Inglaterra. En este Mundial buscaban alzarse con la gloria de tiempos pasados. Los "creadores del fútbol" ya daban por hecho que el trofeo "volvería a casa", pero vender la piel del oso antes de cazarlo conlleva estas decepciones. Su participación ha sido más bien tibia, pero con algo de suerte por el árbol clasificatorio en el que cayeron, pudieron conseguir meritoriamente estar en semifinales (algo que no hacían desde 1990). El tener enfrente a Croacia tal vez les hizo confiarse, y como hemos visto al final los fieros consiguieron la gesta. Ahora lucharán por un honroso tercer puesto (que a la postre sería su segundo mejor resultado histórico), pero en realidad es un consuelo agridulce para las expectativas puestas en ellos.

La final

Este torneo de 2018 nos promete una apasionante final. El llamado "Mundial de las sorpresas" nos hace soñar con que la humilde Croacia pueda ganar su primer título, pero por otro lado Francia no se lo pondrá fácil, ya que ellos también ansían ampliar su palmarés.

Francia jugará este domingo su tercera final. La mayoría recordarán su victoria durante el Mundial de 1998 celebrado en su casa, y también en 2006 fueron finalistas pero cayeron derrotados ante Italia. Fueron las dos caras de Zinedine Zidane; un brillante papel en una, y una despedida por la puerta de atrás en otra mediante el famoso cabezazo que le costó la expulsión. 20 años después, su antiguo compañero Didier Deschamps hará lo posible por repetir esos momentos con una renovada selección. Son los favoritos, quienes mejor imagen han dado, y se han tomado en serio la competición hasta el final. El fútbol decidirá quien se lleva el gato al agua.

Y para Croacia... todo es un sueño. Partiendo con antecedentes distintos (hasta 1990 no jugaron profesionalmente independizados de Yugoslavia), fue precisamente también en el Mundial del 98 cuando jugaron su mejor versión, con un meritorio tercer puesto. Hasta ahora, estos 20 años no han sido de gran relevancia; por lo que el gol de Mandzukic ante Inglaterra realmente marcó un hito en su historia. Cargados de ilusión, esperamos que no les quede grande la cita final ante Francia; y usen todas sus armas para deleitarnos con un soberbio partido. ¡Y que gane el mejor!


Hector Avatar

Héctor Donís STAFF

Héctor Donís participa en Fandom desde 2007. Trabaja como empleado desde 2011, y actualmente ejerce de Community Manager para el vertical de Gaming. Ama los videojuegos, la música, los deportes, el cine, la TV,... ¡y todo lo que sea divertido!

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.